Buscar
  • planescontrol

AT&T tardará 18 meses en ofrecer un LTE 4G “robusto” en México


att naranja gde.png

http://eleconomista.com.mx/industrias/2015/05/19/att-tardara-18-meses-ofrecer-lte-4g-robusto-mexico

El director general de AT&T, Randall Stephenson, confirmó que robustecer las redes de sus filiales mexicanas implicará una misión de 18 meses de duración, hasta fines del 2016 y el comienzo del 2017. Este es un lapso que pudiera parecer extenso a los consumidores, pero dentro de los rangos de la industria para ofrecer “una experiencia robusta y amplia cobertura” de servicios de nueva generación con Iusacell y Nextel.

Randall Stephenson comentó en una conferencia organizada por JP Morgan en Estados Unidos, que aún con este periodo de tiempo que la telefónica ocupará para mejorar las redes de Nextel y de Iusacell, AT&T alcanzará a montarse sobre la creciente demanda de servicios LTE de los usuarios mexicanos, particularmente de aquéllos que componen la clase media.

México atraviesa por un periodo donde florece la demanda de servicios de datos y AT&T ya percibe los aromas de ese mercado, retomó la publicación especializada FierceWireless.

"Tomará 18 meses antes de tener una muy buena experiencia robusta de LTE y con amplia cobertura (en México)", dijo Randall Stephenson, coincidiendo así con su lugarteniente para el mercado mexicano, Thaddeus Arroyo, quien dos semanas atrás dijo a la agencia Reuters que no sería rápido el desembarco de AT&T en el país. Thaddeus Arroyo ahondará mañana más sobre los planes de AT&T en México.

AT&T se movilizará para cubrir rápidamente las áreas urbanas, pero demorará más tiempo en llegar a las zonas rurales:

“Vamos a llegar a los mercados urbanos con bastante rapidez y a las carreteras y caminos también, bastante rápido. Pero para tener una buena y amplia cobertura en todos los lugares de vacaciones y así sucesivamente, van a pasar 18 meses, estimamos”.

Stephenson aprovechó para reafirmar los intereses de AT&T por expandirse a otros mercados latinoamericanos, pero mientras, aseguró, el foco de American Telephone and Telegraph se centra en México y de paso también presumió la posición de su telefónica en cuanto a su participación de espectro con Iusacell y Nextel.

“(AT&T tiene) una mejor posición espectro en México que nadie; más allá que América Móvil. Estamos convencidos de que lo que hemos vivido en Estados Unidos, lo experimentaremos en México”, retomó FierceWireless.

Adelantó que en cuanto a planes de acción, AT&T ofrecerá primeramente a sus usuarios estadounidenses un plan de datos que podrá ser explotado en México sin costo adicional.

“Cuando tenemos la población latina en Estados Unidos, la de más rápido crecimiento en el país, entonces la capacidad de tener un solo plan de tarifas, plan de datos, un plan de voz que puede atravesar México y Estados Unidos, será una oportunidad única y nadie más será capaz de hacer eso para el consumidor.

“Hay que pensar también en el negocio. Una gran cantidad de empresas de Estados Unidos hacen negocios en México. La capacidad de sus empleados para moverse sin problemas a través de la frontera sin cargos de roaming es una oportunidad rentable… Pensamos que va a ser de gran alcance en el mercado”, explicó Randall Stephenson, de acuerdo con el portal de análisis y opinión Seeking Alpha.

El primer objetivo de AT&T en su aventura mexicana es crear una “red LTE sin fisuras” entre Estados Unidos y México, de ahí que el primer paso es fortalecer las redes de Nextel y de Iusacell-Unefon.

“Lo que hemos vivido en Estados Unidos, lo experimentaremos en México, mientras construimos estas redes. Así que vamos a ver la revolución del Internet móvil y su despegue en México. Tenemos la intención de montarnos en esa ola”, insistió Randall Stephenson.

El efecto AT&T en México

El arribo de AT&T a México ya ha comenzado a tener repercusiones, primeramente entre los actores del negocio de las telecomunicaciones.

La confirmación de la consolidación de Nextel y de Iusacell-Unefon bajo las manos de AT&T impactó en el ánimo de los inversionistas por el futuro de América Móvil, dueña de Telcel y de Telmex.

Este hecho hizo caer de manera acumulada un 4.5% los títulos bursátiles de AMX en el primer trimestre del año y 2.6% en el último cuarto del 2014.

La presión de AT&T en el mercado móvil mexicano no ha sido lenta. Telcel y Movistar han rediseñado sus ofertas al consumidor, ante los anuncios de planes más atractivos que ha ido filtrando AT&T desde que hizo pública la compra de Iusacell.

“Lo que esperamos de esta empresa es que llegue con una propuesta agresiva, no sólo con disminución de tarifas. Esperamos, por ejemplo, una mayor oferta de capacidad de datos, para que se genere un mayor interés y que nos cambiemos de empresa. El proceso será paulatino, pero será tangible”, destacó previamente Gabriel Sosa Plata, analista en telecomunicaciones.

“Existe una creciente demanda de servicios (móviles) a la que deben responder empresas y gobiernos. Quien consiga integrar eficiencia, buen servicio y herramientas -infraestructura-, será entonces la mejor compañía y su diferencial será la competitividad”, comentó también a su vez Diego Dzodan, director de Software AG para América Latina.

La llegada de AT&T deberá abonar a la penetración de la conectividad de servicios y a un mayor uso de dispositivos móviles más avanzados, consideró The Competitive Intelligence Unit (The CIU).

A la fecha, la penetración de teléfonos inteligentes no rebasa el 50% de la base instalada de celulares; al cierre del 2013, según The CIU, se ubicaba en 34% y en 39% en el 2014.

Y sólo el 39% de los usuarios de entre 35 y 44 años de edad cuentan con un smartphone, lo que supone que hay oportunidad para que las telefónicas crezcan en el segmento, estimó hace poco la consultora Telconomia.

Con o sin AT&T y sus promesas de darle un empujón al mercado móvil local,existe oportunidad para crecer para cualquier compañía de telefonía y servicios móviles.

Los usuarios de pospago suponen el 15% del mercado y el grueso del 85% es de prepago. Por lo tanto, “hay para crecer y cuando todo mundo tenga teléfono no quiere decir que ya se acabó: faltará que se migre ese 85% a pospago, que se renueven los teléfonos básicos a inteligentes. Hay una serie de cosas que hay todavía para crecer y por las que ellas se darán de golpes por quedarse con los usuarios”, sostuvo Gonzalo Rojón, de The CIU.

AT&T libró ya los obstáculos para quedarse con Nextel y con Iusacell. El principal de ellos, devolver espectro al Estado tras la compra especifica de Nextel, a cambio de fortalecer las redes de este operador y que al final es un hecho que beneficiará al resto de los competidores y a la misma AT&T en su búsqueda de mayor ancho de banda para ofrecer sus servicios.

La firma con sede en Texas también debe resolver la continua salida de clientes y la menor llegada de los mismos con base a la portabilidad numérica.


6 visualizaciones0 comentarios